Desmiente a Profeco; sí condicionaron venta

Con el cierre de estaciones de servicio de combustibles en Matamoros que se dio el pasado miércoles, cientos de propietarios de vehículos resultaron afectados al quedarse varados sin gasolina pero la molestia mayor fue que al acudir a comprar en yogas en las pocas que estaban abiertas, se encontraron con que los condicionaron a comprar aditivos.

Ante esto, algunos manifestaron su inconformidad y exigieron, además de la intervención de la Profeco, que los empresarios gasolineros busquen otras formas de presionar para no afectar a la población.

De no ser así, afirma José Antonio Treviño, “sólo me vendían 50 pesos cuando lo que yo quería eran 250 pesos, por lo que me tuve que conformar con lo que me quisieron vender, aunque no me serviría de nada”.

Como él, dijo que muchos conductores se encontraron con esta condicionan te en la estación de servicio que se encuentra en Periférico y Plan de Ayutla, que registró durante la mayor parte del día una larga fila ya que era una de las pocas que se encontraron abierta el día en que la mayoría dejaron de operar durante 12 horas para exigir al gobierno federal la homologación de precios o el cambio en la política fiscal.

Treviño dijo que al quedarse su vehículo sin combustible cuando se dirigía a trabajar en una institución bancaria ubicada en el primer cuadro de la ciudad, tuvo que caminar unas 10 cuadras para llegar a dicha estación de servicio, donde también encontró una larga fila de personas que acudieron a comprar el combustible en yogas al tener el mismo problema.

En este establecimiento, el precio del litro de gasolina Magna es de 12.89 pesos.

Mientras hacía fila, dijo, “los que iban al frente y lograban comprar gasolina, se regresaban bien enojados porque sólo les querían vender 50 pesos, que no llegaba siquiera a los 4 litros, pero si querían más tenían que comprar un aditivo, uno con valor de 37 pesos y otro de 53 pesos, y hubo quienes sí aceptaron porque traían dinero pero hubo otros que se tuvieron que conformar con lo poco que les vendieron, aunque no les sirviera de nada”.

Entrevistado ayer por la mañana, José Antonio Treviño dijo desconocer si este condicionamiento está fuera de la ley pero que de cualquier forma acudiría a la Procuraduría Federal del Consumidor para informarse.

“Yo voy a poner mi queja, voy a ver primero si procede porque los gasolineros se están aprovechando de la situación, ya que yo por lo general compro ahí la gasolina porque la venden a 12.89 pesos el litro, más barata que en las demás, pero ese día nos encontramos con que la mayoría estaban cerradas, por eso había filas de vehículos de hasta un kilómetro y espera de varias horas, se aprovechan de la situación al poner condiciones y creo que esto está mal.

”Yo voy a poner mi queja, voy a ver primero si procede porque los gasolineros se están aprovechando de la situación, ya que yo por lo general compro ahí la gasolina porque la venden a 12.89 pesos el litro”. José Antonio Treviño, afectado

(Visited 3 times, 1 visits today)

Deja un comentario

WordPress Lightbox