Hallan a 10 niños entre heces y basura en California.

Autoridades estadounidenses rescataron a 10 niños de una casa en California en la cual vivían con sus padres. En ella, los infantes sufrían abusos como heridas con objetos punzantes, golpes, hematomas y diversas lesiones.

La vicefiscal de distrito del condado de Solano, Sharon Henry, dijo que estaba horrorizada por las declaraciones de los niños. “Literalmente te rompe el corazón, y te indignas cómo un padre o alguien puede cometer esos actos”, expresó.

Al padre de los diez niños, Jonathan Allen, de 29 años, se le imputaron cargos de tortura y nueve cargos de abuso infantil. Él se encuentra detenido bajo una fianza de 5.2 millones de dólares.

La policía del condado de Solano de Fairfield, California, informó este lunes que los 10 niños, de 4 meses a 12 años, habían sido despojados de su madre, Ina Rogers, de 30 años, luego de que su hijo mayor había desparecido.

Tras el reporte de la desaparición, la policía se dirigió al hogar de los Allen Rogers, encontrando que la familia vivía en condiciones infrahumanas. “La falta de salubridad era increíble”, así lo informó, el teniente de la policía, Greg Hurlbut.

Hurlbut, impresionado, dijo “Los oficiales encontraron condiciones de vida horripilantes, como basura y comida en mal estado en el suelo, heces de animales y humanos y una gran cantidad de escombros que hacen que las áreas de la casa sean intransitables”.

La madre, Ina Rogers fue arrestada y liberada luego de pagar una fianza de 10 mil doláres el pasado 9 de abril.

Este lunes, Rogers fue entrevistada en su casa, y negó que su esposo sea culpable de abuso a los niños. Ella dijo, “Siento que me juzgan por haber tenido tantos hijos y dejarlos solo en el hogar”.

Al recatarlos, los niños no fueron atendidos por un médico, ya que en ese momento no lo requerían, sin embargo, en las últimas seis semanas, ocho de los niños fueron contando gradualmente los abusos que vivían desde hace muchos años.

Rogers informó a la Policía que estaba asombrada de que los cargos más graves hayan sido imputados a su esposo, ya que él no era el responsable de la disciplina de la familia, recalcando, “No hay huesos rotos, no hay cicatrices importantes, nada. A mis hijos los golpean, los lastiman y los rasguñan porque son niños, pero eso es todo”.

Durante el recorrido, la casa de cuatro dormitorios, estaba desordenada con paredes raspadas y heces de animales en el baño.

Comments

comments

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.